Archivo de la etiqueta: entrelazamiento

Gato, no te escondas que te voy fotografiar igual

scaredy-cat-660x350Zeilinger y su gente han conseguido rizar el rizo cuántico.  En esta ocasión han logrado fotografiar un gato, la figura de un gato, sin que los fotones que llegan a la placa fotográfica hayan tenido contacto con él en ningún momento.

Este experimento es interesante por varios motivos.  Para empezar porque es puramente cuántico, no hay forma de dar una explicación clásica basada en ondas electromagnéticas del mismo.  Además, se basa en dos de los hechos cuánticos por antonomasia, la superposición cuántica y el entrelazamiento, dos de las piedras angulares que, parafraseando a Feynman, continene todos los misterios de la mecánica cuántica.  (Entiéndase aquí por misterios los hechos cuánticos que están alejados de cualquier experiencia cotidiana de la que podamos echar mano).

Hoy se publica en la revista Nature el artículo:

Quantum imaging with undetected photons (Nature) doi:10.1038/nature13586

del que hay una versión libre en arXiv:

Quantum imaging with undetected photons

En esta entrada vamos a dar los ingredientes necesarios para entender el experimento y explicaremos el mismo de una forma pormenorizada.

He de agradecer a @aberron que haya llamado mi atención sobre este resultado que de otro modo se me hubiera pasado con total seguridad. No dejes de leer su entrada acerca del experimento para tener una visión general, directa y entendible.  Entrada: Más difícil todavía, cómo fotografiar al gato de Schrödinger sin verlo.

Sigue leyendo

Gusanos entrelazados

Imagen tomada del blog: Lisa Paints

Hay dos ideas que nos hacen vibrar, los agujeros de gusano y el entrelazamiento cuántico.

Recientemente estos conceptos se están relacionando de una forma muy sugestiva. En esta entrada intentaré explicar lo que he entendido de la nueva propuesta o conjetura. La idea, acertada o no, me resulta muy atractiva y, sin duda, dará de que hablar durante un tiempo. Espero poder explicar la motivación de la idea sin entrar en los escabrosos detalles técnicos que la envuelven (y que son muy interesantes).

Sigue leyendo

Parapsicología y Física, ¡No hija no!

Vaya por delante que a mí me da igual que se crea en dioses, fantasmas, ángeles, dragones y mazmorras. Que me trago que hay cosas que la ciencia no puede explicar (pero que explicará algún día, según yo, claro). Que puede que haya fantasmas rondando mi cama por las noches (afortunadamente soy de buen dormir), que la chica de la curva se siente en mi coche un día de estos, etc.

Pero con lo que no comulgo, y comulgo poco, es con el hecho de que se usen argumentos cientifoides para justificar los llamados efectos paranormales. De toda la vida han existido fenómenos que no han podido ser explicados, aunque pasado el tiempo han entrado dentro de los fenómenos físicos, sí de esos que estudia la ciencia lateralizada y corporativista que tan mal resultado le ha dado al desarrollo de la humanidad (¡Bazinga!).  Pues, así a bote pronto, se me ocurre que el rayo antes estaba asociado a Zeus o Thor, que se te aparecián fuegos fatuos, luego eran ángeles, demonios, vírgenes, etc. Por cierto, me gustaría saber cuántas apariciones marianas se han contabilizado en la India.  Luego nos dio por los extraterrestres, los visitantes de dormitorio, que antes eran súcubos o íncubos (que a todas luces eran más pervertidos a la par que divertidos),  los que parecen tener una insana obsesión por explorar nuestros orificios corporales con desagradables objetos punzantes.

Ahora, la nueva moda consiste en justificar estos fenómenos con la nueva física. Es bonito eso de tirar de entrelazamientos cuánticos, teletransporte (también cuántico, por supuesto) o universos paralelos para dar un viso de credibilidad a estos fenómenos.  Yo no seré quien diga que cada cual, en virtud de la libertad de expresión, sea libre de usar los argumentos que quieran para justificar lo que quieran, pero por lo menos que no manipulen los resultados científicos y las investigaciones y las presenten de una manera tergiversada y errónea. Queda muy bonito hablar de física, cuántica, relatividad, teoría de cuerdas, etc. Sin duda que te da un aspecto de intelectual e inteligente que no es para menospreciar, pero jugar con la ignorancia (totalmente justificada porque no todo el mundo tiene que ser doctor en física) de la gente para mostrarse poseedor de una verdad oculta no está bonito.

En los últimos tiempos están apareciendo muchos libros, programas de radio, revistas y otros medios que hablan de que la parapsicología está fundamentada en la física actual. Pues muy bien, sin embargo, cuando uno se pone a leer, ver o escuchar los argumentos… NO SE SOSTIENEN.

En esta entrada vamos a poner ejemplos de estos casos, puntualizando por qué no llevan razón. Y no, no intento convencer a nadie, el que quiera creer que crea. Pero me apetece dar mi opinión e indicar donde nos están engañando con los argumentos científicos, siempre mal empleados, que dicen soportar los fenómenos paranormales.

Sigue leyendo

Teletransporte cuántico

Ya es hora de que hablemos del teletransporte cuántico.

Vamos a insistir desde el inicio que cuando hablamos de teletransporte cuántico no hablamos de hacer desaparecer algo “aquí” y volver a hacerlo aparecer “allí”. Cuando hablamos de teletransporte cuántico nos referimos a que tenemos una partícula “aquí” y otra partícula “allí” y llevamos el estado cuántico de la partícula “aquí” a la partícula “allí”.

El fundamento de este proceso, que puede parecer increible, a mí me lo parece, reside en eso que se llama entrelazamiento. Intentaremos dar una explicación de qué es eso de entrelazamiento, que no es trivial, y tal vez no lo consiga. Pero tenemos que intentarlo, ¿no?.

Por otro lado tenemos que comentar algo sobre el teorema de no-copiado de la mecánica cuántica y del por qué el teletransporte no está en contradicción con esta condición que nos impone la cuántica.

Sigue leyendo

Great ball of fire

A veces la ciencia se comporta de una forma divertida. Un ejemplo claro lo tenemos en una propuesta aparecida allá por agosto del 2012 en la que se establece que si te dejas caer a un agujero negro quedarías carbonizado al encontrarte con un muro de fuego.

Sinceramente, no tengo una opinión robusta al respecto. Si miramos en la bibliografía encontraremos posturas de todo tipo. Que este hecho no es posible, que sí es posible pero con matices, que es totalmente inevitable. Una reacción temprana al asunto vino de la mano de nuestro amigo Francis en su magnífico blog:

Polchinski y varios colegas afirman que un agujero negro “viejo” será una “incineradora infernal”

Yo he seguido este tema más como curiosidad que como algo en el que pueda aportar, aún así me gustaría dar una explicación de la propuesta. No daré conclusiones ni opiniones, no las tengo. Por supuesto, como siempre, todo comentario o aclaración bien fundamentada será bienvenida.

Sigue leyendo