Archivo de la etiqueta: opinión personal

El arte de Desaprender de Enric Corbera. ¡Qué buen título!

Nuestro amigo Emilio Molina nos ha hecho llegar un capítulo del libro “El arte de desaprender” de Enric Corbera.  Y se lo agradecemos infinito porque nos ha abierto los ojos a todo un mundo nuevo de ideas.

No veo el momento de ir a comprar el libro y devorarlo esperando que el ciclo de la vida siga su curso y depositarlo finalmente en el sitio del ingrato olvido. Aunque no tengo aún todo el libro, he de agradecer a la editorial El Grano de Mostaza que permita acceder a la introducción del mismo en este enlace: http://elgranodemostaza.com/wp-content/uploads/2015/03/extracto-de-el-arte-de-desaprender.pdf. Sin duda te quedas con ganas de más.

Aquí va mi reseña de esta introducción a la espera, impaciente, de leer el libro completo.

Sigue leyendo

Queremos una segunda temporada de Órbita Laika

Bueno, ya hemos dado tres avisos sobre la continuidad de Órbita Laika en nuestras pantallas.  Nos lo merecemos.

Pero como nadie aprende por las buenas tenemos que pasar a palabras mayores, no queríamos llegar a estos extremos pero ahí va:

gatolaiko

Al ataque

Os propongo, como “hasta luego” a este ameno, divertido y enseñante programa, que durante esta semana que va desde la emisión del programa 11 al 12, empleemos en twitter, facebook o g+ el hastag:

#aprendiLaika

donde iremos comentando lo que hemos aprendido durante las emisiones del programa o lo que nos gustaría seguir aprendiendo.

Por supuesto, podemos hacer peticiones directas a FECYT, la Primera y la Segunda de RTVE con fotos de gatos o cachorros de cualquier tipo pidiendo la continuación del programa.  En la guerra y el amor todo vale.

No sé, me parece un bonito homenaje a esta gente que se ha currado el programa.  Gracias a todos los involucrados, desde José Antonio Pérez, hasta la FECYT, pasando por la productora K2000 y por todos los colaboradores y amigos.  Muchas gracias por estos 11 maravillosos programas y por el curro que os habéis dado. Nos vemos la semana que viene para decirnos

HASTA LUEGO

El tiempo no va mas despacio, compadre. Edición remasterizada

Gracias a los fabulosos lectores de este blog me han llegado algunas críticas a la entrada:

El tiempo no va más despacio, compadre

Donde criticaba el trabajo que lleva por título:

Implications of an Absolute Simultaneity Theory for Cosmology and Universe Acceleration  del Dr. Kipreos.

Las críticas que más se han repetido a mi entrada van dirigidas a que no he explicado y fundamentado bien mi propia crítica al artículo.  Creo que esa crítica es muy acertada, culpa mía.  Pensé que sería suficiente dar unas pinceladas para que todo estuviera claro.  Me equivoqué, lo siento mucho, no volverá a pasar.

Por supuesto tampoco han faltado las críticas donde se ponen en duda mi capacidad de entendimiento o mi conocimiento sobre tal o cual tema.  No han faltado acusaciones de uso, por mi parte, de falacias con nombres chulos, del consecuente, ad hominen, hombre de paja, etc. (No recuerdo cual ha sido la elegida, alguna de esas u otra, no sé).

En esta entrada voy a desgranar un poco más el artículo del Dr. Kipreos para fundamentar pormenorizadamente mi crítica.  Recordemos que el Dr. Kipreos dice que la energía oscura, responsable de la expansión acelerada del universo, no existe sino que hay que recurrir a un sistema de referencia en el que se puede dar simultaneidad absoluta en el que la expansión es un espejismo.  Por supuesto dedico esta entrada a todos los que han criticado de ese modo la entrada, espero que con esta subsane el asunto.

oliendoculo Sigue leyendo

Divulga bien y no mires a quien

12644478--647x231Sí, ¿por qué no me callo? La verdad es que debería de hacerlo porque me parece una tontería supina toda la discusión acerca de los beneficios, utilidades y objetivos de la divulgación científica.  Pero dado que el tema está de moda y he escuchado sesudas intervenciones y opiniones de todos los tipos, pues aquí va la mía, que no es mejor ni peor, es la mía.  Vaya por delante que ni yo mismo sé si estoy totalmente de acuerdo con lo que voy a escribir a continuación.

¿Quién divulga?

Esta es fácil, los divulgadores. Los que hablan de ciencia, los que intentan transmitir alguno de sus aspectos, sorpresas y utilidades. Temas hay para todos los gustos, niveles para todas las exigencias y variedades para todas las necesidades.  Que divulgue el que quiera, el que pueda y el que le de la gana.

Claro está que se presupone que si divulgas sobre ciencia es porque cumples dos requisitos:

  • Sabes de lo que hablas.
  • Te apasiona aquello de lo que hablas.

Ahora nos podemos poner a discutir quienes son los llamados a iluminar a la sociedad, gran palabra, sobre los parabienes de la ciencia. ¿Periodistas? ¿Científicos? ¿Comunicadores?  Pues a mí me da igual, lo único que me interesa es que lo que me cuenten me enganche y me atraiga, que despierte mis ganas por seguir aprendiendo y descubriendo sobre el tema que me cuenten.

El target

targetAhora está de moda hablar del target y yo siempre me imagino a un francotirador, lo malo es que tiene toda la pinta que el susodicho es ciego y sordo.

No me puedo creer que alguien tenga en mente para quién está escribiendo o creando contenidos.  En mi caso, y creo que en el caso de los que por aquí hacen sus contribuciones, escribo sobre lo que quiero, cuando quiero y como quiero.

Así que mi objetivo, el target o cualquier otra palabra moderna, es todo aquel que se pase por aquí, que vaya buscando y que se quede a leer un rato. Me da igual si es doctora en física o aprendiz de zapatero.

Aquí todo el secreto está en crear contenidos atractivos y eso solo se puede hacer de una forma, que el que los crea disfrute haciéndolo.  Todo lo demás son pajas mentales.

Se habla mucho de especialistas y legos.  Se escucha mucho que hay que divulgar para legos, que hay que convertirlos. Y yo lo que imagino es…

legosVamos que no me quede muy claro quién es lego o quién es especialista.  Yo no tengo ni puta idea de química analítica, de robótica o de cálculo de estructuras. Así que soy un lego más que un especialista. Yo diría que casi todos somos más legos que otra cosa. Pero no tengo ni idea, solo es la opinión de un lego.

A mí me gusta leer cosas de todos los niveles, a veces cuanto más sencillito es mejor, y como dijo un tal Fermi:

Nunca desprecies el placer de escuchar algo que ya sabes.

Resumiendo, que hay que crear, crear, crear… y el que te quiera encontrar te encontrará.  Todo esto ya estaba inventado, si le gusta se quedará y te volverá a visitar, en un blog, en youtube o en la tele… y si no le gusta pues se olvidará de ti.  Así que, la obligación no está en la gente, está en el que divulga.

Tipos de divulgación

En divulgación científica te puedes encontrar con muchos perfiles.  En este blog, personalmente he cumplido con todas las siguientes categorías:

El erudito — Cientos de miles de datos, fechas, precisiones, concreciones, etc. Si lo sigues es que tienes muchas ganas.

El divulgador colega —  El que te cuenta las cosas como si estuvieras en un pub a altas horas de la madrugada.  Puede que se le trabe la lengua y que al día siguiente no te acuerdes de lo que te ha contado.

El original — El que siempre busca un nuevo ejemplo o una nueva metáfora para hacerte entender un hecho científico. A veces el ejemplo se come la explicación.

El duro —  Este opina que las cosas son así y así se tienen que contar. Te guste o no. Es lo que hay. Si no lo has entendido es tu problema.

El pasteles —  La ciencia es un algodón de azúcar y si no te empalagas es porque no quieres. Se recomienda tener a mano una pluma de insulina, por si  las moscas.

El simpático —  Todo es un chiste, incluida la explicación.

El superYO — Yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo, yo… Tú no.

Y conste que esto es una autocrítica constructiva, prometo mejorar.

Concluyendo

Haced lo que queráis, divulgad si queréis, estudiad ciencia si queréis, pero hacedlo porque os lo pasáis bien.  Todo lo demás no importa. Aquí no hay divisiones ni especialistas, ni legos (que me parece una palabra horrorosa).

Si las personas quieren encontrar el contenido lo harán. ¡Estamos el en siglo XXI! Es difícil no encontrar algo que estás interesado en buscar. Solo hay que crear, crear y crear contenidos, de todos los tipos, en todos los formatos y todos los niveles y el público llegará solo.

Ni los divulgadores son los responsables de educar a nadie en ciencia ni nadie se lo ha pedido. Las personas ya tienen las escuelas y las universidades para aprender. No convirtáis la divulgación en un elemento esencial en la ciencia porque no lo es, es un complemento más, un divertimento útil, pero solo es eso.  La gente que quiera acceder a la ciencia, a cualquier nivel, lo hará, solo tenéis que estar ahí para que os encuentren… No hay más.

Esto ya está inventado hace tiempo y se resume en:

Nos seguimos leyendo…

Mi opinión sobre el crowdfounding y la ciencia

Hoy he estado en el EBE14 y se ha generado cierta polémica por mis preguntas y afirmaciones en la mesa redonda de presentación de la plataforma Precipita de la FECYT.

Tengo que decir:

YO NO ESTOY EN CONTRA DE ESTE PROYECTO

Ahora bien, le veo ciertos puntos oscuros que no me hacen mucha gracia y voy a exponer aquí con total claridad.

Esto va contra quien va

Yo no espero que la FECYT cure los males de la investigación española.  El origen del mal está en otras instancias superiores que han esquilmado y dilapidado el avance conseguido por la ciencia española.  Lo sé, jodidos estamos todos y todos tenemos derecho a llorar por una cosa o por otra, pero aquí estamos hablando de ciencia.  Si queréis hablamos de otra cosa en otro momento.

Curiosamente la FECYT es un órgano que está dentro del organigrama del Ministerio de Economía y Competitividad.  Este ministerio ha acogido el proyecto de la FECYT sobre el crowdfounding en proyectos científicos.  Es curioso, este ministerio forma parte del gobierno que ha recortado la financiación pública en becas y proyectos de investigación.  Pero dice que es muy importante financiar públicamente la ciencia, que la ciudadanía se implique.

Las razones del proyecto, que se pueden leer en su página web, me parecen impecables y estoy del todo punto de acuerdo con la FECYT.  Hay que llevar la ciencia a los ciudadanos e implicarlos más en ella.  También explican que el crowdfounding no es un sustituto de la financiación pública, que hay un tope para los recursos que se pueden pedir y está todo muy clarito por escrito.  Eso me consuela.

Sinceramente creo que el trabajo de la FECYT está siendo muy bueno y beneficioso para la divulgación de la ciencia y que sería absurdo criticar su trabajo.  De hecho, espero con muchas ganas el programa que van a emitir en la segunda cadena, Órbita Laika.

Pero que el ministerio apoye esto como algo necesario y luego esté recortando en ciencia me parece una broma de mal gusto.

¿Tienen los científicos que divulgar?

En mi opinión la divulgación de la ciencia es fundamental para explicarle al ciudadano como se usa su dinero en investigación, dinero que hasta la fecha y en el futuro sale de sus impuestos.

Pero, también en mi opinión, lo que se debería hacer es dotar a los institutos y centros de investigación de oficinas dedicadas a la divulgación de su trabajo donde trabajaran juntos periodistas y científicos.

En España cualquier investigador dedica sus horas de trabajo a:

  • Rellenar memorias de investigación.
  • Rellenar proyectos de investigación que es una tarea titánica.
  • Controlar y administrar los gastos de su proyecto de investigación si es que aún tiene proyecto.
  • Preparar memorias y proyectos docentes.
  • Preparar asignaturas.
  • Impartir asignatura.
  • Buscar becas y ayudas para estudiantes de doctorado.
  • Dirigir a estudiantes de máster o doctorado, si es que queda alguno que alguno queda.
  • Investigar.

Por lo que podría decir cualquier investigador queda poco tiempo para divulgar y lo que lo hacen lo hacen haciendo uso de su tiempo libre.

Sobre el papel la teoría siempre funciona, en la práctica es otra cosa.  ¿Quieren que divulguen los investigadores?  Para eso hace falta tiempo y dinero, y de esas cosas no sobran.

No le podemos pedir a nuestros investigadores que teniendo que realizar todas estas tareas administrativas y burocráticas, aparte de su investigación y su docencia, encima tengan que divulgar.

¿Por qué el ministerio no dota a los centros de investigación de unidades de divulgación y transferencia de la investigación?

¿Todo es divulgable?

Desgraciadamente hay campos de la ciencia más básica que son muy duros, muy técnicos, muy abstractos y su divulgación es muy difícil.  Son temas esenciales pero que requieren años para poder entenderlos aún de parte de los profesionales de dichos campos.  Yo no sabría como divulgar sobre curvas elípticas en variedades algebraicas, yo no sabría anticipar una aplicación directa que pueda sorprender o enamorar a la sociedad.  Si alguien sabe y puede me quito el sombrero.

La historia de la ciencia está llena de ejemplos de investigaciones básicas totalmente alejadas de la sociedad de su época que ahora son de uso cotidiano. Seguramente al principio no podrían prever la utilidad de los estudios más básicos, qué se yo.

Por lo tanto, si abrimos una carrera para el crowdfounding de proyectos científicos, los que tienen más papeletas para llevarse el gato al agua son aquellos que estén más cerca de las percepciones que la sociedad tenga sobre el uso “inmediato” de la ciencia.  Los proyectos de biomedicina por tanto coparán este terreno en detrimento de proyectos más abstractos.

Aquí están los proyectos actuales pidiendo financiación por el proyecto Precipita:  (http://www.precipita.es/descubre.html)  Espero que con el tiempo la cosa se equilibre en todos los ámbitos científicos pero por ahora dominan los proyectos biosanitarios en algún sentido.

Yo no estoy diciendo que esos proyectos no se tengan que financiar.  Esos proyectos son fundamentales, las biociencias han crecido en este país de una forma espectacular en las últimas décadas y yo soy un enamorado de ellas.  Me duele ver como nuestros mejores investigadores se tienen que ir a otro sitio para poder seguir trabajando, en este u otros campos.  Hay que invertir mucho en cáncer, alzheimer, genética o lo que sea.  Esa no es la discusión.

Mi queja

Mi queja va contra quien nos gobierna, me da igual el partido. No valoran la ciencia igual que no valoran todo lo demás.  La cosa está muy chunga para todos pero si queremos cambiar el modelo productivo de este país de sol, turismo y ladrillo hay que invertir en ciencia.

La FECYT no controla los presupuestos generales del estado, los investigadores tampoco.

Así que si me lee algún ministra o ministro, — Hola, ¿qué tal? –, ojalá pudieran hacer algo para:

  1. Fortalecer la inversión en ciencia.
  2. Promover el mecenazgo de empresas a proyectos científicos creando plataformas de empresas y centros de investigación.  No que los científicos investiguen donde digan las empresas sino que las empresas pongan el dinero donde digan los científicos.
  3. Dar la opción, con una casilla en la declaración de la renta, para que los ciudadanos decidan que quieren que un porcentaje vaya a la investigación igual que hay una casilla para la iglesia (que no sé por qué está ahí).
  4. Dotar a los centros de investigación de unidades de divulgación y exigirles que comuniquen con actividades, talleres, charlas, audiovisuales o lo que quieran las investigaciones realizadas en tales centros.

Si quieres colaborar con la ciencia, hazlo

Si además de todo lo anteriormente dicho hay un canal mediante el cual la ciudadanía puede participar activamente en la financiación de un proyecto científico más allá de sus impuestos, perfecto.  No se me ocurre mejor manera de gastar el dinero.

Es una pena que estemos hablando de esto, es una pena que nuestro gobierno, el que sea, no apueste por la investigación como una inversión económica que revertirá riqueza al país antes o después.  Es una pena que nos de miedo un proyecto tan chulo y tan hermoso como la plataforma Precipita. Es una pena.

Por favor, si quieres participar en la plataforma hazlo, mucha gente pende de un hilo y su trabajo podría mejorar nuestras vidas en algún sentido. Esto no es una crítica hacia el proyecto, es una crítica hacia los que nos dirigen.

Pero claro, esta solo es mi opinión y quizás esté totalmente equivocado.

Nos seguimos leyendo…