Archivo de la etiqueta: Broma

INOCENTADA: La nueva revolución en el LHC

Esta entrada no es más que una paparruchada, una tontería, un dislate.

¿Por qué la he escrito?

 Pues por varios motivos:

a)  Era  el día de los inocentes y cada cual hace bromas con lo que puede.

b)  No estaba nada  seguro de escribir esto. No era por poner en duda la seriedad de este blog en lo tocante a los temas que trata sobre física o ciencia. El problema era no confundir al personal.  Sin embargo, he decidido escribirla porque me parece muy interesante poder decir:

No se crean nada de lo que se escriba por ahí.

Ni en este sitio ni en ningún otro. Cualquiera puede juntar palabras y aparentar que conoce un tema.  Cuando alguien de una noticia de este tipo con los argumentos pomposos y alambicados que se han dado aquí pero sin aportar ni una sola referencia , desconfíen.

La verdad es que no tengo ni idea de si en el LHC se van a poder encontrar agujeros negros, todo parece indicar que no.  Y para referescar la memoria sobre el tema:

No hay agujeros negros en el LHC, por ahora (enlace)

Mil perdones por las confusiones que he podido generar, han sido con toda la intención.  Y valga esto como muestra de que nos pueden tomar el pelo con cosas como curaciones cuánticas, medicinas cuánticas, amor cuántico, psicología cuántica, fenómenos paranormales explicados por universos paralelos y otras lindezas.  Esto no es peligroso, pero las otras cosas sí. No se dejen embaucar ni engañar por los cuanticomagos.

La ciencia es lo suficientemente maravillosa, sorprendente y productiva para no tener que recurrir a magias, magufadas o titulares preciosistas. Busquen, comparen y lean, sobre todo lean.  En la red se corre el peligro de no acudir a las fuentes adecuadas, así que, y esto no es una broma, comparen por doquier. Elijan sus blogs, páginas, o referencias preferidas y solventes y disfruten aprendiendo.

Y ahora sí, si quieres leer la cosa absurda y estúpida que he escrito que sea bajo tu responsabilidad.

LA TONTERÍA EN TODO SU ESPLENDOR:

Sigue leyendo