Archivo de la etiqueta: matemáticas

Don’t Panic and Keep Learning Math

Hoy nos hemos levantado con la noticia de que en 20minutos han decidido prescindir de su rincón de matemáticas, ese que llevaban Clara (@ClaraGrima) y Raquel (@RaquelberryFinn).

Sí, lo sé, hay muchas cosas importantes y desastrosas pasando en estos momentos como para ponernos melodramáticos por el hecho de que desaparezca un blog de matemáticas. Sin embargo, no deja de ser triste que las matemáticas no vendan, que su promoción, divulgación y conocimiento no se consideren una prioridad en un mundo cada vez más tecnificado y en el que la ciencia juega, cada vez más, un papel tan destacado en el desarrollo y la eficiencia de las sociedades.

Así que, aunque sea un grito en el desierto, desde Cuentos Cuánticos queremos hacer un homenaje y dar nuestro agradecimiento a todos los que hacen lo posible por acercanos a las matemáticas. Su trabajo no tiene precio.

A todos vosotros ¡GRACIAS!

Sigue leyendo para descubrir algunos rincones que te harán disfrutar de la matemática a muchos niveles y desde diferentes puntos de vista.

Sigue leyendo

El infinito, cerca, azul y de bolsillo…

Hoy, tenemos con nosotros a Mati, Sal, Ven y Gauss que han dado el salto de las pantallas a las páginas de un libro.

Las autoras, Clara Grima y Raquel García Ulldemolins, nos regalan, con la presentación sencilla y elegante a la que nos tienen acostumbrados en los diversos blogs en los que participan, una joya (en mi opinión personal) de la divulgación/educación en matemáticas.

Aprovecharé esta entrada para dar mi opinión acerca de este libro y del proyecto de Mati y sus mateaventuras.

¿De qué va este libro?

De matemáticas, de matemáticas de verdad.

En este libro vamos a encontrarnos temas que van desde la discusión del concepto de infinito hasta teoría de grafos. Desde los números naturales, enteros, racionales, hasta Pi o el número áureo. Desde la sucesión Fibonacci hasta la criptografía. Desde el concepto de probabilidad hasta la falacia de Montecarlo. Y todo en 128 páginas deliciosamente ilustradas y escritas.

¿A quién va dirigido?

Yo diría que… ¡a todo el mundo!

Para mayores y pequeños, como las mates, para todos lo públicos :).

En Mati se presentan las matemáticas sin complejos, que ya era hora, presentando temas y problemas y dejando claro en todo momento que entenderlos está al alcance de la mano. Las matemáticas no son ni fáciles ni difíciles, son lo que son, como todas las cosas. Un libro como este es para disfrutarlo en familia, para comentar los capítulos, para proponerse nuevos retos y para, entre todos, disfrutar de las mates. Es una excusa perfecta para compartir un ratito grandes y pequeños y pensar un poco acerca de las matemáticas.

Es el lugar ideal para familiarizarse con un mundo que nunca dejará de sorprenderte. Hay libros muy buenos sobre matemáticas, hay excelentes blogs por la red dedicados al tema, pero si tuviera que elegir un sitio por el cual empezar para después pasear por los otros lugares con solvencia sería este libro.

Las autoras

Poco se puede decir de las autoras de este libro que no se haya dicho ya o se vaya a decir en breve. Pero bueno, lo intentaré…

Clara y Raquel han dado con la fórmula mágica, han creado un universo de personajes a los que uno simplemente toma cariño.  Uno se conchaba rápido con las personalidades de Sal y Ven, y espera la travesura de Gauss. Mati aparece y desaparece, misteriosamente, y siempre tiene una historia, un problema o un hecho matemático que contar.

Me resulta especialmente interesante que casi todas las peripecias de Mati y sus amigos se inician con algo que a todos nos ha pasado alguna vez, un hecho cotidiano, una frase de un niño, etc. Las matemáticas están ahí, envolviéndolo todo, y solo hay que saber mirar para verlas y disfrutarlas.

La combinación de texto e imágenes es deliciosa. Raquel ha dibujado un mundo reconocible, apetecible y familiar. Uno se siente en familia con Mati, Sal y Ven, y todos (al menos yo) queremos un perro como Gauss. Uno, cuando piensa en Mati y su equipo…

… tiene una imagen muy clara 😉

Raquel, una de las mamás de Mati 🙂

Clara, por su parte, ha conseguido llevar la matemática a un público amplio, con un lenguaje directo, simple (que no simplón). Es de agradecer un sitio donde la matemática aparece en todos los rincones casi sin querer, porque está ahí, sin más. Donde las cosas no son difíciles, son divertidas, son útiles…

Clara, la otra mamá de Mati 🙂

Clara y Raquel han puesto las herramientas al alcance de todos, ahora no hay excusa, todos a ¡MATEMATEAR!

Otra cosa que me parece deliciosa, y que a la vez me produce la mayor envidia (totalmente insana) que he tenido en mi vida ;), es el hecho de que en Mati los personajes se hacen realidad. Sal, Ven, Mati, Mr. Green, y otros personajes que han aparecido en el blog y en el libro, se tornan de carne y hueso de vez en cuando. Yo siempre quise ser el protagonista de un cuento (fíjese, estimado lector, en el nombre de este humilde blog 😉 ) y Raquel y Clara lo han hecho realidad para mucha gente… GRACIAS.

¡Un abrazo y Enhorabuena!

Un libro delicioso, posiblemente adictivo, que es el regalo perfecto (incluido uno mismo).

El libro:

Aquí tenéis…

Mati y sus Mateaventuras: Hasta el Infinito y Más Allá.

Nos seguimos leyendo… (cuando hayáis terminado el libro)

¿Subes o bajas?

Sin duda, los últimos tiempos están siendo muy interesantes para este blog. Estamos teniendo unas magníficas nuevas incorporaciones a la plantilla de cuentistas. Lo que vas a leer ha sido escrito por Alberto Márquez (@twalmar) y estamos seguros que ya nunca será lo mismo pulsar el botón para llamar a un ascensor después de leer esta entrada :).  Es un gran placer, honor, satisfacción y alegría inmensa (Alberto, ¿paro ya?) contar con este nuevo colaborador.

@Cuent_Cuanticos, al que yo consideraba mi amigo, me sugirió hace unos días que por qué no escribía una entrada para este blog: naturalmente rechacé de plano su invitación y le quité dos puntos en la escala Márquez de amistad. Mis razones para ello supongo que están muy claras, pero como parto de la base de que el 90% de los diez lectores de esta entrada desconocen quién soy yo, igual conviene explicitarlas: la primera es que si leo la cabecera del blog leo: “Un nuevo blog para la divulgación de la física teórica actual”, pues resulta que yo soy matemático y mi ignorancia sobre la física es de proporciones ciclópeas, además, como matemático, no acabo de entender eso de “un nuevo blog” ¿hasta cuándo seguirá siendo nuevo? Todo muy vago para mi gusto. Lo cual me hace enlazar con la segunda y verdadera razón: soy vago. Así, sin paliativos, si alguien quiere que desarrolle un poco más dicha afirmación, lo único que se me ocurre es: soy muy vago.
Entonces, ¿cómo es que he escrito esto? Supongo que la respuesta es evidente: una vez sembrada la semilla del reto, por mucho que uno se niegue, dicha semilla acaba germinando y cuanto antes se acabe con esta pesadilla mejor, básicamente para poder seguir sin hacer nada.

Dicho lo cual, está claro que el tema da un poco igual, que lo importante es salir del paso lo antes posible y con el menor esfuerzo; pero como no sé hablar de física, voy a hablar de un físico (el segundo que aparece en esta entrada).
El físico en cuestión es George Gamow (1904-1968), la verdad es que he pasado muy buenos George Gamow, Soviet-US physicistratos con algunos de sus libros donde se percibe que, a pesar de ser físico, tenía un gran sentido del humor; y no puedo dejar de mencionar la que, para mi, es la mayor demostración de humor de la ciencia: uno de los artículos fundacionales del Big Bang es “The Origin of Chemical Elements” (Physical Review, April 1, 1948), escrito conjuntamente con su alumno Ralph Alpher, lo curioso es que entre los autores de dicho trabajo también figura Hans Bethe (que constaba como profesor en Cornell, pero que estaba muy involucrado en el desarrollo de armas nucleares y que no había participado en absoluto en el trabajo) por el afán de Gamow de que los autores fueran Alpher-Bethe-Gamow haciendo un juego de palabras con las tres primeras letras griegas.

Pero me he de centrar: yo he venido aquí a hablar de matemáticas. Pues bien: Gamow, como toda mente inquieta y siguiendo el principio formulado por Asimov de que la frase más importante de la ciencia y el progreso no es “Eureka” sino “es extraño”, se dio cuenta junto con su colega Marvin Stern de que estando los despachos de ambos en el mismo edificio (el de Gamow en la segunda planta y el de Stern en la sexta de un edificio con siete plantas), de que la mayoría de las veces que Gamow tomaba el ascensor (he utilizado el verbo tomar como una cortesía hacia los posibles lectores del otro lado del Atlántico, aún siendo consciente de que ellos habrían dicho agarraba) este (el ascensor) provenía de unos de los pisos superiores: había muchos más ascensores que bajaban. Ellos se preguntaban si en la planta baja se estaba produciendo una acumulación de ascensores. Toda vez que en el caso de Stern ocurría lo contrario (la mayoría de los ascensores provenían de abajo), parecía que la única interpretación válida era que en las plantas intermedias se estaban fabricando ascensores y que desde allí se enviaban para arriba o abajo según la demanda.
Parece ser que llegaron rápidamente a descartar esta última hipótesis (supongo que después de alguna comprobación: aunque teóricos, eran físicos) y así pergueñaron una complicada interpretación que no era del todo acertada. Este hecho: el que en un edificio con un ascensor, este proceda desde arriba más frecuentemente en las plantas inferiores y lo contrario en las superiores se conoce como la paradoja del ascensor.

En realidad, la resolución de dicha paradoja es más simple de lo que parece:
Realicemos el siguiente ejercicio mental: estamos en la primera planta (por debajo nuestra solo está la planta cero) de un edificio con cien plantas en total, el único ascensor del edificio se mueve uniformemente a lo largo de todo el edificio; es evidente que al llamar al ascensor, este, con una probabilidad mucho mayor (98/100 en nuestro caso) se encontrará en alguna de las plantas superiores y, por tanto, procederá desde arriba al llamarlo. Así que no existe tal paradoja, sino que, por simple cálculo de probabilidades, podemos explicar el hecho que tanto llamó la atención de el bueno de Gamow.

images

Anecdóticamente, en la (no muy recomendable) serie Numb3rs, esta supuesta paradoja es usada para resolver uno de los crímenes que se cometen en uno de sus episodios (“las cajas chinas” de la cuarta temporada).

elevatorLo curioso es que si existen más de un ascensor el fenómeno no se observa con tanta intensidad y que si el número de ascensores tiende a infinito la probabilidad de que el ascensor más cercano provenga de arriba es justo la mitad ¿por qué ocurre esto?  Os propongo que aportéis vuestras soluciones en los comentarios.

Reto: ¿Te atreves? Un poco de malabarismo matemático

Hola, hoy vamos a jugar con las matemáticas.  Dado que estamos entrando en la época estival y que puede que nos aburramos, hemos querido hacer una entrada de papel y lápiz, no todo va a ser tecnología.  Aquí nos proponernos inventarnos unas operaciones y unos símbolos que manejaremos siguiendo unas reglas que iremos definiendo.  Creemos que cualquiera puede seguirlo si presta atención y si sigue las explicaciones paso a paso.  Todos los cálculos han sido detallados.  Si alguno quiere, tiene ganas o le apetece que lo intente seguir y reproducir, porque hay sorpresa… y gorda.  Si os apetece jugar, decidnos las dudas que tengáis y lo comentamos (podemos emplear el foro). No queremos ni motivar ni decir para qué sirve todo esto, simplemente digamos que es física teórica pura y dura y que esto depara muchas muchas sorpresas y que son cosas que los físicos teóricos emplean a diario.  Si seguís esto y participáis os podéis dar por muy satisfechos y nosotros también. Ya sabéis,

Perdámosle el respeto a la matemática y encontraremos cosas increibles.

Sigue leyendo

Matemáticas y divulgación: Un dilema (se piden opiniones)

Este es un tema que nos sigue preocupando en cuentos. Así que hemos decidido lanzar otra vez la pregunta. Tenemos muchas opiniones sobre que sí, que hay que usar fórmulas, y muchas más diciendo que esto es infumable :). 

Nuestra posición está clarar. Aquí procuramos guardar un equilibrio entre la divulgación más “blanda” y la más “dura”.  Pero opino que es difícil divulgar sobre física (y por difícil entiendo improductivo) sin el esfuerzo por parte del que escribe y por parte del que lee de contar las cosas tal y como son. La matemática es el elemento esencial en la física y la que la dota de todo su “poderío” así que hay que acercarse a ella sin miedo. Pero esa es mi opinión, me gustaría conocer la vuestra. Os dejo con la entrada que escribí en Julio…

Hola a todos los que estéis leyendo esto,

dado que hemos recibido algún mail y hay algún comentario diciendo que el blog es duro, nos gustaría expresar nuestra opinión acerca de la divulgación y las matemáticas, que sin duda es una relación complicada.

Está claro que para dominar la física, para entender y manejar bien los conceptos que encierra esta ciencia se han de tener ciertas aptitudes matemáticas.  Pero aquí no queremos ser profesionales,  solo queremos consumir y difundir divulgación.  Entonces por qué hay que introducir tantas fórmulas, por qué hay que “ensuciar” las entradas con tantas expresiones y tantos símbolos matemáticos.

Sigue leyendo